Los primeros fuegos artificiales de Daniel, #semanagrande2016 Donostia

Este sábado ha comenzado la Semana Grande en San Sebastián. Uno de los grandes atractivos del programa de fiestas es ver los fuegos artificiales que se lanzan desde el Alderdi-Eder y durante toda la semana a las 22:45 h. los cuales, se pueden ver desde la bahía de La Concha y numerosos puntos de la ciudad.

Es un  plan que todo donostiarra de pro ha hecho alguna vez en su vida. Fuegos + un helado después, es un clásico en la Aste Nagusia. Amigos y familias van a verlos antes de volver a casa o para dar comienzo su plan nocturno.

El caso es que este año teníamos ganas de que Daniel viera por primera vez los fuegos artificiales. Así que ayer ¡allá fuimos!

Después de un día de piscina con todos sus amigos, llegamos a casa reventados (sobretodo yo). Hubo un momento que casi abortamos plan, pero sacamos fuerzas y salimos.  Cogimos en el bar debajo de casa unos bocatas y una croqueta para Daniel, y fuimos en dirección a la playa de La Concha, dispuestos a hacer un picnic en la arena esperando al comienzo de los fuegos (también un clásico de las fiestas).

Daniel alucinaba, porque en vez de meterlo a la cuna lo llevábamos a la playa a ver “fuegos” cosas de colores que en el cielo hacen “pun”. Y es que… ¡menuda descripción! Nos miraba con cara de creer que nos habíamos vuelto locos. Encima ya estaba la luna ahí mirándonos más brillante que nunca, cuando siempre le hemos dicho que los niños con la luna tienen que ir a dormir…

Solo aguantó el camino hasta la playa porque le dijimos que vería a mimi. Si no, seguro se habría dormido. Teníamos miedo de que no le gustaran, se asustara y comenzara a llorar como les pasa a muchos niños. Sobretodo porque una vez instalado en la playa es difícil salir, asi que hasta 15 minutos después que terminan los fuegos a aguantar el chaparrón.

viendo los fuegos artificiales desde La Concha. Semana Grande 2016 Donostia

viendo los fuegos artificiales desde La Concha. Semana Grande 2016 Donostia. *Imagen cortesía de Nora 😉

Sin embargo, yo confiaba en que le gustaran, Y no solo eso, le ENCANTARON. Antes de que empezaran estuvo en la playa de un lado para otro sin parar. En cambio, en cuanto comenzaron Daniel se quedó de piedra. Miraba sin quitarles ojo ni articular palabra. Solo pude oir un débil “qué bien” mientras observaba asombrado los fuegos. Siempre, cuando algo le gusta mucho se queda quieto y serio. Puede que sea su manera de asimilar y disfrutar del momento plenamente.

Una vez acabaron los fuegos le costo volver en sí y empezar a hablar. Estaba alucinado. Al rato volvió a ser él y hacer sus travesurillas y a pedir a la luna que bajara jaja, “ven luna, ven” decía, hasta que se quedó dormido en brazos de mimi.

Un plan genial, a pesar del cansancio. El año que viene ¡repetimos con helado!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s